jueves, 12 de mayo de 2016

Eurocopa, selecciones una a una (I): Francia, el deber del anfitrión

No lo ha tenido nada fácil Didier Deschamps a la hora de dar la lista oficial de 23 convocados para la Eurocopa que se celebra el próximo mes en su propio país. Francia, nación patriota como pocas, su selección se viene arriba e incrementa su rendimiento cuando los eventos tienen lugar en su propio territorio. Así se explica la doble victoria de Eurocopa + Mundial en 1998 y 2000 en unos años que hicieron del combinado galo el mejor del mundo, el más temido por todos. Llevan con este torneo como objetivo desde que se dio a conocer su emplazamiento y el ansia de victoria se multiplicará por más infinito. Eso lo saben también en las casas de apuestas, que dan al equipo del gallo como principal favorito para levantar el título.

Ese ansia pareció rebajarse por momentos hace unos meses, cuando la polémica del caso Benzema-Valbuena alteró al país entero. La Federación Francesa de Fútbol, aleccionada en temas controvertidos desde lo que sucedió en 2010 con el motín de la plantilla en Sudáfrica, dio rápido su veredicto y quiso zanjar el tema de primeras: ninguno de los dos iba a ir al torneo. No se podían permitir los anfitriones un nuevo escándalo entre sus convocados a sólo seis años de una limpia de vestuario que pareció acabar con todos los problemas. No se podía correr ni un sólo riesgo ahora, en casa. Aunque ello significara que la estrella del equipo, el jugador del Real Madrid, se quedara fuera desde el minuto uno con la aprobación también del gentío.

Griezmann y Pogba / REUTERS
Con Benzema viendo el torneo por la televisión, serán Antoine Griezmann y Paul Pogba los que lideren a les bleus. El del Atlético de Madrid se ha erigido como estrella mundial, ha destapado su faceta goleadora y es el clavo ardiendo al que se agarran los galos. Griezmann ha crecido de la mano de Simeone, pasando de ser un mediapunta pintón y resultón a un delantero superlativo, comprometido con el equipo. Ya en los últimos amistosos cogió el testigo de capitán sobre el verde y lideró las victorias de los suyos, siendo fundamental en los momentos decisivos. El de la Juventus, que ha bajado algo sus prestaciones esta campaña, sigue siendo crucial en la parcela ancha. 

Con Lloris en la portería y una línea de cuatro que también parece tener nombres propios fijos. Sagna, Koscielny, Varane y Evra apuntan a una titularidad que tiene casi imposible el cuarteto restante: Jallet, Digne, Mangala y Mathieu. Didier Deschamps posee un equipo muy físico. Sobre el césped, jugará con un 4-3-3 y, aunque hay algunas posiciones aún vacantes, parece que más o menos tiene un once claro con el que jugar. La ausencia de Benzema, eso sí, podría hacer que el técnico se decantara por un 4-4-2, aunque las posibilidades son muy remotas. Lo que más echarán en falta los anfitriones es la presencia de un jugador más creador en el centro del campo. La primera salida de balón la dará un Lass Diarra que vive su segunda juventud. El actual nivel de Cabaye, dos o tres peldaños por debajo de su cenit, le hace partir como suplente y sólo la presencia de Payet, quien podría jugar tanto en banda como en la mediapunta, puede proveer algo de creatividad desde la mitad de cancha. Es por eso que el fútbol de los galos será directo, de transiciones rápidas. No habrá problema, obviamente, en cuanto al equilibrio. Para ello está Matuidi, un todocampista que hace poner en duda que no puedan existir personas con más de dos pulmones. En el banquillo, su homólogo, su sucesor, su copia, la revelación de la Premier: Kante. También estará en el banquillo Sissoko, un futbolista difícil de definir. Músculo, potencia sin control. A veces parece torpe, otras traspasa jugadores. El caso es que siempre acaba jugando minutos importantes.

La pelea por el nueve va a ser la más bonita y es posible que, de no salir las cosas de primeras, sea una de las plazas más movidas. Si bien el pueblo galo (según las encuestar realizadas por L'Equipe y France Football) habría llevado a Gameiro a la cita, Deschamps ha preferido contar con sus hombres de confianza: Giroud y Gignac. El primero no ha jugado un buen papel este año en el Arsenal, siendo suplente pese a la competencia de otro delantero, errando ocasiones sencillas, encadenando sequías goleadores. El segundo, en cambio, sí ha mantenido su nivel, aunque lo ha hecho jugando en una liga menor como la mexicana. No nos vamos a engañar, Gignac está muy bien, al menos en comparación con los compañeros de su equipo y los rivales, pero el torneo centroamericano no está en la cima del fútbol y la exigencia allí es mucho menor. En un costado aguarda compañero Griezmann. En el otro se encuentra otra de las vacantes golosas del once. Payet, Martial y Coman se pelearán por un puesto. Todos han tenido sus subidas y bajadas esta temporada.

Curiosamente, sería la posición de Ben Arfa, posiblemente el jugador más en forma junto a Griezmann de todo el país. Su mala relación con Deschamps y su facilidad para agitar vestuarios le han mandado a la lista de reservas junto a Lacazette, Gameiro y Schneiderlin, entre otros. El del Niza, que suena fuerte para el Barcelona (se ha reunido ya dos veces con directivos del club catalán) y por el que se pelean, entre otros, Chelsea, Atlético y Bayern, sigue castigado por los pecados del pasado y salvo lesión de alguno de los de arriba se volverá a perder una cita importante. Era Ben Arfa el líder de aquella selección que asombró al mundo en 2004 en la Eurocopa Sub17. Sólo Costil, tercer portero hoy de los galos, sobrevive a una generación en la que destacaban particularmente el propio Ben Arfa, Ménez, Nasri y Benzema. Todos, por unos motivos o por otros, están fuera del torneo. 

Tiene Francia la opción de volver a levantar el título ante su gente. La posibilidad de redimirse de eliminatorias prematuras en los últimos dos torneos tras hacer un buen papel pero caer ante las campeonas (España en 2012 y Alemania en 2014). Llegan con el ego por las nubes, con la afición mostrando su apoyo y con una vitola de favoritos que sólo parece favorecerle. No estarán confiados, son el rival a batir.




FRANCIA:

-Porteros: Hugo Lloris (Tottenham/ING), Steve Mandanda (Marsella/FRA), Benoît Costil (Rennes/FRA).
-Defensas: Raphael Varane (Real Madrid/ESP), Laurent Koscielny (Arsenal/ING), Eliaquim Mangala (Manchester City/ING), Jérémy Mathieu (Barcelona/ESP), Patrice Evra (Juventus de Turín/ITA), Bacary Sagna (Manchester City/ING), Christophe Jallet (Lyon/FRA), Lucas Digne (Roma/ITA).
-Medios: Paul Pogba (Juventus de Turín/ITA), Blaise Matuidi (París SG/FRA), Lassana Diarra (Marsella/FRA), N'Golo Kanté (Leicester/ING), Yohan Cabaye (Crystal Palace/ING), Moussa Sissoko (Newcastle/ING).
-Delanteros: Antoine Griezmann (Atlético de Madrid/ESP), Dimitri Payet (West Ham/ING), Anthony Martial (Manchester United/ING), Kingsley Coman (Bayern Munich/ALE), Olivier Giroud (Arsenal/ING), André-Pierre Gignac (Tigres/MEX).
-Seleccionador: Didier Deschamps.
-Reserva: Alphonse Areola (Villarreal/ESP), Hatem Ben Arfa (Niza/FRA), Kevin Gameiro (Sevilla/ESP), Alexandre Lacazette (Lyon/FRA), Adrien Rabiot (París SG/FRA), Morgan Schneiderlin (Manchester United/ING), Djibril Sidibé (Lille/FRA), Samuel Umtiti (Lyon/FRA).


No hay comentarios:

Publicar un comentario