lunes, 1 de abril de 2013

La 'Vecchia Signora' está de vuelta

Sólo 6 años después de estar en el infierno, la Juventus de Turín ha resurgido de sus cenizas para convertirse en uno de los equipos más duros del panorama mundial.

Juicio sobre caso Moggi
Poco antes de la celebración del Mundial 2006 en Alemania que iba a ganar la selección italiana salieron a la luz ciertas conversaciones telefónicas que comprometían a altos cargos del equipo piamontés. Con los últimos dos títulos de liga bajo el brazo (2004-2005 y 2005-2006) se empezó a llevar a cabo una profunda investigación que iba a resultar fatal para el equipo de Turín.

Tras salir a la luz el escándalo de fraudes y compras de partidos, La Vecchia Signora fue desposeída de sus dos últimos títulos y perdía la categoría para la próxima temporada, en la que debía luchar además con un hándicap inicial de 9 puntos menos.

Jugadores como Ibrahimovic, Emerson, Cannavaro, Zambrotta o Mutu no dudaron en abandonar el barco, mientras que ilustres como Buffon, Trezeguet, Del Piero, Nedved, Camoranesi o unos jóvenes Chiellini, Giovinco y De Ciegle permanecían para llevar al equipo de nuevo a la Seria A. Con suma facilidad, el equipo consiguió hacerse con el título de la categoría de plata acompañado del Nápoles y Génova en el ascenso. Sin ir más lejos, Del Piero y Trezeguet fueron los dos máximos goleadores de la liga, con Nedved como 4º artillero. De la mano de Deschamps, el equipo encontró su fútbol y el ascenso fue todo los sencillo que se puede considerar ganar una campeonato.

Con 27 títulos ligueros reconocidos de la Serie A y 2 Uefa Champions League, el retorno no fue nada fácil. Las miradas de desprecio de los demás equipos fueron un puñal en el corazón de un equipo centenario que no merecían los actos de sus dirigentes. El primer año tras su vuelta, el conjunto bianconero alcanzó la tercera plaza, que daba opción a jugar Champions la próxima temporada.

Al principio se quiso obstaculizar la entrada del equipo en el máximo torneo continental, pero no hubo argumentos suficientes para conseguirlo. Con todo en contra y una plantilla demasiado corta, La Juve no pasó de los Octavos de Final, quedando en 2ª plaza en liga tras u
n Inter de Milán que arrollaba todo a su paso.

Conte
Después de malos años sin entrar siquiera entre los 6 primeros, el equipo encontró su lavado final de cara de la mano de Antonio Conte, leyenda viva del equipo. Sin casi experiencia, el técnico italiano se hizo con los mandos del club de su vida y con una reforma de equipo con jugadores nuevos como Vidal, Matri o Lichtsteiner, sentó las bases del equipo ganador que es hoy.

Desde un principio, el técnico caló en la afición por su pasado como jugador, pero su labor técnica era más que cuestionable. Las dudas duraron apenas unos meses. Con un sistema innovador como era el 3-5-2, Conte consiguió un equipo perfectamente situado, con mucha fuerza y con precisión absoluta. Un titán que se paseó en liga sin conocer la derrota y que durante toda la temporada sólo perdió un partido, la final de copa ante el Nápoles.

Esta temporada, los refuerzos para afrontar las 3 temporadas han sido totalmente efectivos. Con varios jugadores por puesto, el equipo nunca se queda cojo y la profundidad de plantilla hace incluso que componentes de gran nivel no puedan tener los minutos que sí tendrían en otros conjuntos. En portería está Buffon, uno de los mejores porteros de la última década y capitán indiscutible. La defensa, sólida y fuerte con Bonucci, Barzagli y Chiellini, es imbatible por alto e impenetrable por abajo. Además, recambios efectivos como Peluso o Martín Cáceres le dan el toque de solidez necesario. Por delante, una línea de 5 jugadores totalmente completa. En la izquierda, De Ciegle o Asamoah. El primero pura elegancia y resistencia, el segundo, potencia y fuerza. En derecha, Lichtsteiner, Isla o Padoin. El suizo es el titular y sus actuaciones no están pasando por alto hasta el punto que ha sonado ya para Barcelona y Bayern de Munich. Dos alas que permiten que el equipo defienda con 5 más los centrocampistas cuando no tiene la pelota y que ataque con otros 5 más los centrocampistas cuando existe posesión.

Pirlo es el eje sobre el que se sustenta el equipo. Un periscopio que vive su segunda juventud y que ha alcanzado un nivel que nadie esperaba con su edad. A su lado, Marchisio, el niño bonito de la afición y Vidal, el todocampista perfecto. Ambos trabajan para el equipo, son jugadores multiusos y no faltan a su cita con el gol. Imprevisibles, técnicos y potentes. Un lujo. Poco a poco aparece Paul Pogba, un joven baluarte con un disparo lejano  endiablado con ambas piernas. Una joya a pulir. Y el desatascador Giacherinni. No es habitual, juega poco y siempre ha sido un jugador de banda. Conte le ha encontrado su sitio por dentro. No para de correr y lo da todo en cada jugada. Lo que todo entrenador quiere.

En la delantera, un ramillete de posibilidades. Se dice que es la posición más débil y que con un delantero top este equipo sería imparable. No falta razón. Pero si uno de los 4 fantásticos tiene el día, los delanteros top no existen. Juegan dos, tienen total libertad y la movilidad es esencial. Vucinic es imaginación, gol y determinación. El más indiscutible de los 4. Sus problemas de riñón han mermado su participación en los últimos meses. Un jugador tan raro como bueno. Matri es el delantero de las rachas. Si está enchufado sale a gol por partido, pero si no, toca aguantarle los movimientos inteligentes y remates torpes. Quagliarella es el más completo, pero el más irregular. Buen disparo lejano, manejo de las dos piernas, imaginación, remate al primer toque y regate. Eso cuando está. Cuando no, rebelde, quejica y desesperante. Y por último está Giovinco, mi debilidad. Tan bueno como imprevisible. Pura magia con el balón. Asistencias a pares. Gran disparo de media distancia, recorte en corto y cambio de ritmo. Su hándicap es la altura. Dicen que las buenas esencias se guardan en frascos pequeños. Pero su gran lastre es la comparación que vive con Del Piero desde los 17 años. Una gran presión.
Giovinco y Matri

En segundo plato, ante estas 4 bestias quedan Anelka y Bendtner, dos delanteros de talla mundial venidos muy a menos.

A falta de confirmación oficial, la Juventus será campeona en unas semanas del Scudetto, el 29 de forma oficial y el 31 para ellos. Un equipo que cuenta con 3 estrellas en su camiseta porque aunque la Serie A no considere sus dos títulos del Caso Moggi, ellos sí lo cuentan. Han ganado 30 sul campo. Un equipo que no es para nada favorito en las quinielas en el duelo más importante de su historia reciente, pero al que nadie tiene que dejar de lado con vistas a un futuro título. Ese que tendrá lugar mañana ante el todopoderoso Bayern de Munich. Un equipo subestimado, renacido de sus cenizas y que ha venido para volver del lugar del que nunca debió irse: el altar de los grandes. Porque como reza su camiseta, "vincere non è importante è l'unica cosa che conta".

2 comentarios:

  1. Buen artículo.
    Fino alla fine forza juventus!!!!

    ResponderEliminar
  2. Simplemente perfecto!!!

    ResponderEliminar